tres hombres para mi mujer

Mi amor es así.
Es tan hermoso contemplar el mar.Signos Es el amor; tendré que ocultarme o huir.Mi papá, Vittorio, había heredado el nombre de su abuelo, tano por cierto, un hombre sencillo, panzón y algo calvo, rubión de tez colorada y grandes ojos azules.A todas las amo y me felicito por ser de su especie.Dócil jamás, crezco ahora sin embargo sobre el techo de la casa Y abrazo esta dulce, fogosa extensión que habitamos La defiendo con cercos de espinas Instalo surtidores Para que no la marchite Ni la más cruel de las estaciones.Terminaron la prueba y se despidieron nos comunicaron que creían que esta vez si había salido bien y que no se vistiera de momento por si acaso.Cuando el enfermero acabo de colocarle las ventosas, el otro, le separó ligeramente las piernas y le puso las pinzas de los tobillos.A todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana, con un amor que es más grande que yo toda, que me supera y me envuelve como un océano donde todo el misterio se resuelve en espuma.Yo soy tu indómita gacela.El mujeres buscan hombres ixtapaluca tiempo nos ha vaciado de fulgor.No era muy difícil que tuviera descuidos con ese escote, no dejaba mucho a la imaginación, yo desde mi lado de la barra le vi el pezón un par de veces cuando servía copas.Te has plantado como roca en mi playa de estrellas de mar y caracolas, dándole un nuevo sonido a las olas que revientan contentas su canción salada en el ámbito de mi cuerpo.Te escribo, Sergio Te escribo, Sergio desde la soledad del mediodía asoleado y desnudo mientras azota mujeres que buscan hombre en lima peru el viento y estoy, gatunamente, enrollada en la cama donde anoche te quise y me quisiste entre tiempos, sonrisas y misterios.El aire que sale de mis pulmones va risueño a vivir en el viento de la noche mientras de nuevo embistes mi hombro izquierdo, feroz y dulcemente a dentelladas.En ese momento, apreté mi mano contra su clítoris y le introduje dos dedos explicando amor en linea ingreso del usuario la facilidad con que habían entrado, metí un tercer dedo y me dirigí a nuestro amigo diciéndole, mira si está cachonda que le van a entrar los cuatro, así.
Me felicito por ser y por haber nacido, por mis pulmones que me llevan y me traen el aire, porque cuando respiro siento que el mundo todo entra en mí y sale con algo mío, por estos poemas que escribo y lanzo al viento para.
La mirada de mi mujer fue todo un poema, sabía que debía quedarse completamente desnuda ya que no llevaba la ropa interior, yo le di apoyo con la mirada y haciéndole un gesto de que no pasaba nada la animé.


[L_RANDNUM-10-999]