citas a ciegas relatos

Ese 1 de noviembre de 2007, la historia de LG comenzaba así: Ayer tendría que haber matado a mi madre y a mi hermana, pero en vez de apuñalarlas me comí medio lemon pie y lloré.
Yo desistí hace rato de este ingrato oficio de asociar sentimentalmente a los amigos y conocidos.Vaya, que casualidad, yo tambien tengo algo para hoy, quieres que te cuente?, luego tu me cuentas a mi la tuya, esta bien?Sera despues de mi, pero tienes razon, tenemos mucho en comun, creo que seria muy interesante que una vez que cumplamos nuestros objetivos, nos encontraramos para salir y conocernos mejor, creo que serias muy interesante, aunque en esta oscuridad no puedo ver lo guapo que.Mi hermana menor, Irina, nos invitó a cenar a su casa para darnos una sorpresa: que se casaba en siete meses y medio.Ya tenemos mucho en comun, yo tambien solo deseo el mal para todos, detesto que tener que ir a la iglesia los domingos aveces, estar sonriendo con hipocresia cuando me saludan, estas malditas personas no tienen idea de quien soy y lo que hago,.Nickelcobalt via bigfun y yo, que en ese momento me pintaba las uñas de rojo y estaba endrogada por el olor de la acetona, acepté.Háganme acordar que les cuente el día que hablé por error con Arturo Pérez Reverte).Y quien es esa victima?La cita a ciegas es como una pileta vacía.Así es el negocio de las bind dates o empresas organizan citas a ciegas, a oscuras totales, mercado que florece en la Web (a no confundir con los portales de citas) pese a lo desastroso que puede resultar un chico para parejas cordoba encuentro sin información previa.Así que hicimos lo que había que hacer, festejar.Me parecen un excelente recurso para encontrar pareja, por varios motivos: Es probable que ya hayas conocido a toda la gente sola de tu entorno cercano (afín y no tanto).Tuve una amiga muy bonita y alta, altísima, que un invierno, hace años, se fue a esquiar a Las Leñas y volvió con la agenda llena de contactos para compartir con sus desclasadas congéneres, las solteras.
Pero su sorpresa fue mayor, al ver sus rostros, y darse cuenta que estubieron hablando uno del otro toda la noche, el novio idiota, y la estupida novia, no eran mas que ellos mismos, nunca habian sido tan claros como esa noche, lastimosamente, esta cita.


[L_RANDNUM-10-999]