citas a ciegas historias

Aunque sonara macabro, daba igual que fuera banquero, albañil o dueño de un abasto: mientras ellos tomaban café sentados en sus oficinas, el personaje había empezado a morirse.
Los agentes, que hablaban del tema con una naturalidad pasmosa, decían conocer a fondo el contexto global de su oficio: Bogotá es una ciudad de nueve millones de habitantes y mil ochocientos kilómetros cuadrados de extensión, donde anualmente son cometidos más de dos mil homicidios.Esta tarea la cumplen casi siempre los vecinos del sector o la empresa de aseo de la ciudad.Lo que más le duele -dice- es que Pablo Emilio murió el día antes de comprar un balón de fútbol que le había prometido a su hijo Johan David.Él se quedó ahí anonadado, sorprendido, pero ni modo, dice Norma Leticia, dentista de 27 años.Invítala directamente a irse a la cama contigo.Es única e individual y abarca todas nuestras actividades, tanto personales, como profesionales.Su cédula de ciudadanía -la número.455.248- informa que nació en el pueblo de Facatativá, el 13 de marzo de 1968.Casi nadie da las gracias por el pan y la sal.El inventario de atrocidades incluía a un bebé acribillado por una bala perdida, a una anciana estrangulada por su hija única y a un recluso descuartizado dentro de la Cárcel Modelo.Así quedarás como un responsable miembro de familia y no podrá detenerte.Pregúntate qué estoy haciendo bien y quiero solteras buscando novio en bogota que permanezca?Una de dos: o sucede la hecatombe y aquello puede terminar en un concurso para saber cuál de los dos es el más feo, o terminará, con una sorpresita nueve meses después.la travesía de Wikdi el helaje entumece las articulaciones.Hay otro tipo de historias!Como saben, me encanta el tema de cerrar e iniciar nuevos ciclos, creo que si lo hacemos con conciencia podemos dar saltos importantes en nuestra vida y acercarnos a lo que realmente deseamos.


[L_RANDNUM-10-999]