busco trabajo de gigolo en puebla

Saludo a la entrevistadora.
Me propuso saltar desde un mangrullo hacia la arena y lo hice con tanto entusiasmo y tantas veces que se me rompieron los tacos de las dos botas.
Mi libreta dice: "Calor!".Pero dije, simplemente, algo que de todos modos es verdad: que me parecía atroz.En un cóctel encuentro., un escritor querido y prestigioso.Después, una madre y su hija.Segura de que me están gastando la broma del siglo, busco la cámara oculta por todas partes, pero se corta la luz en la zona y quedo a oscuras, igual que mi fama inexistente.Me piden que vaya primero.Con él, se derrite, se muestra informada, interesadísima.Cuando termina conmigo, le toca.Lo primero que pienso al llegar en enero de 2015 a Cartagena, Colombia, para participar de un festival literario, es "al fin un viaje al calor".Recuerdo esa buscando pareja cd juarez frase de un relato de Hebe Uhart: "Arre, hermosa vida".Al día siguiente pasan cosas raras.Ella no me mira: mira su teléfono y mastica chicle.Después anoté en mi libreta: "Soy hipócrita?Recuerdo esa frase de Hebe Uhart: "Arre, hermosa vida".Aunque ese es un libro de 2009, y he publicado cuatro más después, le digo que en efecto.Ejerzo una hostilidad fantasma (ahora la ves, ahora no la ves y sé que está mal, y no puedo evitarlo.
He estado aquí muchas veces.




[L_RANDNUM-10-999]