busco mujer para compartir mi vida

Nunca dije que sería un jardín de senderos bien delineados.
He recuperado mis flores amarillas y estos malinches de mayo son mas rojos y se desparraman de gozo reventados contra el rojinegro de las banderas.
Claro que no somos una pompa fúnebre.
Como ya te comenté, la Guía Volver con Ella es un libro electrónico escrito por el experto Andrés Cazares.Veo mis piernas, largas y lentas conocedoras de tus caricias, que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes para abrirte el sendero de la perdición hacia mi mismo centro, y la suave vegetación del monte donde urdiste sordos combates coronados de gozo, anunciados por descargas.Yo caliento tus noches, encendiendo volcanes en mis manos, mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.Tu novia no se podrá resistir, primero ante la curiosidad que la estuvo matando durante el periodo en que no supo nada buscar pareja extranjera en internet de ti, y segundo ante esta nueva imagen que estará viendo.Una huelga donde todo se detenga, el reloj las fábricas el plantel los colegios el bus los hospitales la carretera los puertos.Le saciarán mis besos y mi amor más que cualquier otro placer de la vida.Bajar luego a tus piernas firmes como tus convicciones guerrilleras, esas piernas donde tu estatura se asienta con las que vienes a mí con las que me sostienes, las que enredas en la noche entre las mías blandas y femeninas.Ella cree que no estarás con otra mujer en mucho tiempo, porque simplemente no puedes olvidarla.Son muy pocos los que se atreven a decir las reales razones.Mensajes de texto en su móvil.4) Trabajar en nuestra salud mental (no hacernos más daño intentando saber en qué está ella).Interponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia, hacerlo retroceder acobardado por nuestra inquebrantable decisión?Yo soy un nombre que canta y te enamora desde el otro lado de la luna, soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.Durante muchas noches nada se oyó sino el chasquido del látigo el rumor del forcejeo las maldiciones y el roce de los cuerpos midiéndose la fuerza en el espacio.A la que se rebela y forcejea con la pluma y la voz desenvainadas, a la que se levanta de noche a ver a su hijo que llora, a la que llora por un niño que se ha dormido para siempre, a la que lucha.II Campanas sonidos ulular de sirenas suelto las riendas galopo carcajadas pongo fuera de juego las murallas los diques caen hechos pedazos salto verde la esperanza el cielo azul sonoros horizontes que abren vientos para dejarme pasar: «Abran paso a la mujer que no temió.
Ella cree que estás pensando en ella todo el día.
anuncios de mujeres solteras en madrid




[L_RANDNUM-10-999]